14.11.10

Victoria con muchas dudas

Voy a escribir lo que yo he visto, otros pensaran de distinta forma. Uno en cuestión de opiniones nunca tiene la razón, solo la expone.
Estoy más feliz que unas castañuelas porque el Sevilla ha ganado.
Pero a la vez que estoy feliz, hoy también estoy preocupado por el pésimo nivel futbolístico que ha vuelto a ofrecer mi equipo. Muy lejos de un equipo que yo entiendo que tiene la obligación de estar del tercero al quinto.
Y jugando así será casi imposible conseguirlo.
Y es que, lo visto hoy, lo he vuelto a ver ya demasiadas veces para lo que llevamos de temporada.
Al equipo la mayoría de las veces lo superan en casi todo. Corren más que nosotros, si hay un balón dividido el rival llega antes, saltan más, y presionan más. Donde no nos superan a excepción de los dos “timadores”, es en la calidad individual.
El pase de Kanoute y las dos definiciones tanto de Luis Fabiano como de Negredo es un ejemplo.
Hoy con ello, y con las limitaciones del rival, ha bastado para traernos los tres puntos. Y que quede claro que han sido merecidos.
La primera parte fue muy mala y fea. Los dos equipos se enredaban en una pelea en el centro del campo donde el fútbol brillaba por su ausencia.
El Sevilla tenía más la pelota, pero no sabía cómo desbordar las dos líneas defensivas implantadas por el entrenador del equipo aragonés.
En ataque el Zaragoza no existía.
Volvió a ser la conexión de la pareja más famosa de la historia del Sevilla, Kanoute-Luis Fabiano, los que consiguieron sobrepasarla y con la maestría habitual del brasileño ponernos por delante en el marcador.
Pero justamente después de hacer lo más difícil, el equipo pasa de jugar un mal partido a hacerlo de manera lamentable.
El gol Zaragozano a pesar de sus limitaciones se veía venir, y llegó. Y durante la segunda parte el Sevilla deambuló sin pies, ni cabeza, ni corazón.
Los últimos quince minutos para colmo lo jugamos con uno menos. Incluso el árbitro nos escamoteó un penalti clarísimo sobre Alfaro. Y cuando solo esperábamos que el empate fuera un mal menor y con la tristeza de no haber hecho un buen partido ante un rival flojísimo, un jugador del Zaragoza nos hace un favor con una sorprendente frivolidad y le da la posibilidad a Negredo de poder conseguir los tres puntos. Y como Negredo está fenomenal esta temporada, no lo desaprovecha.
Al final esa tristeza se convierte en un alegrón, pero no se debe de ocultar las muchas cosas negativas que se han vuelto a ver hoy en Zaragoza, al menos yo lo he visto así.
Detalles.
*Vaya penalti a Alfaro que se traga el de la gomina. Más grave aún lo del linier que lo tiene justamente enfrente.
*Lo de Zokora y Perotti ya es muy preocupante. Son dos jugadores claves que están pasando un bache demasiado evidente y largo.
*Juraría que he visto como a Alexis le sacan dos tarjetas amarrilla. Una en una entrada al borde de la línea lateral y otra cuando protestaba el penalti. Supongo que estaré equivocado, con lo que le gusta al gomina echarnos a un jugador.
*Hoy se ha podido comprobar una vez más, que hay que traer un medio centro para el mercado invernal.
Del 0 al 5
J. Varas (3) Dabo (1) Cáceres (2) Alexis (2) F. Navarro (1) Capel (1) Renato (1) Zokora (0) Perotti (0) Kanoute (3) Luis Fabiano (3). También jugaron Alfaro (1) Negredo (3) y Konko (SC)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe aquí tu opinión, será publicada siempre que no contengan insultos. Gracias por colaborar en mi blog.