28.9.14

DERROTA PARA REFLESIONAR

Cualquiera que solo lea el titular pensará que se me ha ido la olla, primero porque es el primer partido que se pierde en liga y segundo porque perder en el Calderón en estos tiempos entra dentro de la lógica. Pero la gravedad de la derrota no está en el mero hecho de perder este partido sino en la respuesta de algunos jugadores, técnico y equipo, ante un partido donde se podía calibrar de manera más real las prestaciones del equipo. El resultado de lo visto no puede ser más desalentador.

Y es que el equipo en sus dos primeros partidos se había enfrentado a dos rivales de entidad. Y no solo no ganó ninguno, sino que fue dominado claramente en ambos. En cambio luego llegaría una serie de partidos (seis) pero con equipos de otro nivel de exigencia y los ganó todos, colocándose en lo más alto de la clasificación, lo cual generó un aluvión de halagos de gente del futbol. Periodistas, jugadores, entrenadores y aficionados. Posiblemente todos ellos después de haber visto hoy el partido empiecen a valorarlo de manera distinta. Incluso se vuelvan a equivocar y pasen a creer que este Sevilla es un equipo vulgar de mitad de la tabla, cosa que es tan incierta como lo de dar emoción al título de liga.

Decíamos lo de la gravedad del asunto por la respuesta tanto del equipo como del entrenador o el rendimiento de algunos jugadores en un partido de máxima exigencia. Si empezamos por el equipo está claro que para ganarle a tres cuartas parte de los equipos que integran la primera división casi se basta con la plantilla que Monchi ha puesto en manos de Emery. 

El problema radica cuando te enfrentas a los equipos de arriba, que visto la respuesta que se ha tenido con los enfrentamientos de Madrid, Valencia y Atlético, aparte de equipo también se necesita tener buen entrenador. Y al menos en mi opinión siempre he dudado mucho de que Emery lo sea, a pesar de lo conseguido la temporada pasada.

Hoy se ha superado. De hecho el único alivio que me ha quedado después del ridículo, es que con el planteamiento que ha puesto Emery, posiblemente ni con la plantilla del Bayern se hubiera ganado el partido. Incluso pienso que ha sido mejor perder por cuatro que por uno, para que Emery recapacite y al menos vea claro lo que no se puede hacer. Ya la temporada pasada supo rectificar su propuesta suicida de principios de temporada aunque a costa de perder muchos partidos.

No quería omitir tampoco el bajo momento de forma de jugadores tan importantes como Bacca y Vitolo. Y el problema que ha generado no el entrenador, sino Monchi, en componer una plantilla según parece por encima de las posibilidades del club con dos laterales derecho del nivel de Coke y Figueiras. Problema que la única “posible” solución sería recuperar al mejor Cicinho o acoplar a Aleix Vidal. O que Dios nos coja confesado con los dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe aquí tu opinión, será publicada siempre que no contengan insultos. Gracias por colaborar en mi blog.